La historia de la ruleta

La historia de la ruleta

La ruleta de todos los juegos de casino es unos de los más populares y conocidos. Es ese en el que el crupier hace girar un plato, que está cubierto de números rojos y negros y posteriormente hace rodar una bola alrededor que al final se detendrá en una casilla.

El juego consiste en predecir donde se detendrá la bola cuando el plato deje de girar. Además, los jugadores pueden hacer apuestas sencillas y múltiples. En este caso, el premio mayor se lo lleva el jugador que acierte el número exacto y el color donde caerá la bola.

La ruleta tiene varias modalidades, pero de eso tenemos más información en otro artículo que puede ser de tu interés. Por ahora en este nos dedicaremos a ver el origen de la ruleta como la conocemos hoy en día.

En Francia se inició todo

El origen de la ruleta se remonta al siglo XVIII en Francia. Una vez más este país es el origen de uno de los juegos de casinos más populares. Algunos historiadores creen que la ruleta es una combinación de diversos juegos de la época, que consistían en un plato giratorio como Roly Poly.

Los franceses en vista de que los juegos de azar estaban en auge, vieron que la mayoría de los juegos solo permitían la participación de cierta cantidad de jugadores. De allí surgió la necesidad de crear algo que permitiera la participación de más jugadores, donde hubiera cabida para que todos se divirtieran.

Además, todos querían un juego que ofreciera mayores riesgos y donde se obtuvieran mayores ganancias. Con eso apareció el juego de la ruleta, y los primeros que pudieron disfrutar de este entretenido juego fueron las personas de la clase alta francesa.

Los historiadores documentaron la primera partida de la ruleta en el año 1796 en el Palais-Royal. En esa ruleta había dos casillas reservadas, que eran las que le daban la ventaja a la casa. Luego de eso se empezó a usar el verde para las casillas del cero y doble cero. Que es la forma de como se conoce la ruleta en la actualidad.

Los hermanos Blanc

A mediados de los años 1800, los hermanos Louis y Francois Blanc presentaron un palto con una sola casilla reservada. Esto permitió que los apostadores tuvieran mayores posibilidades de ganar. Esto lo hicieron en una ciudad alemana.

En 1860 los casinos legales se encontraban en Monte Carlo. Por eso la mayoría de proveedores de juegos y los inventores de los mismos se llegarían hasta la zona para brindar a las personas la posibilidad de poder jugar a la ruleta.

Los Blanc que venían de dirigir un gran casino en tierras alemanas y llegaron para establecer uno en la ciudad de Monte Carlo. Aquí montaron un gran casino para las personas adineradas de la zona y las otras tantas que llegaban de visita a la ciudad.

La ruleta es un juego de gran pasión y mucha diversión, disfruta cada giro y suerte en tu próxima apuesta.

Scroll to top